La importancia del mantenimiento de piscinas ¿qué se debe controlar?

¿Qué tipos de cuidados requiere una piscina? ¿por qué es importante el mantenimiento y la desinfección de las aguas de piscina? ¿qué es la legionella? Hoy traemos respuestas a estas y más preguntas para ir abriendo boca al nuevo curso de Mantenimiento de Piscinas y Legionella que comienza en Marbella el próximo trece de diciembre.

El mantenimiento de piscinas más importante es la desinfección, pero hay otros aspectos que también debes tener muy presentes. Para ello se utilizan distintos elementos de control y tratamientos, cuya dosificación requiere siempre, en primer lugar, conocer el volumen de agua que contiene la piscina. Puedes aprender a calcular el volumen de tu piscina en este interesante artículo.

Entre los principales controles a tener en cuenta en el mantenimiento de piscinas se encuentra la cloración del agua, la regulación del PH, los antialgas, los floculantes, antical y fungicidas.

-Cloración: El cloro evita la aparición de bacterias y hongos en el agua. Se puede suministrar en tratamientos de choque, que liberan una gran cantidad de cloro normalmente al inicio de la temporada, y tratamientos de acción continuada, que realizan una liberación progresiva de cloro en formato pastillas o granulado siguiendo las instrucciones que indique el fabricante. Durante el proceso de cloración, el nivel del PH tiene que estar entre el 7 y el 7,8. Fuera de estos valores, la cloración pierde eficacia y puede ser agresiva para la piel y las mucosas

Nivel de Ph: La regulación del pH es un factor esencial en la piscina, ya que un nivel desajustado de pH (menos de 7 o más de 8) resultan dañinos para la piel y ojos de los bañistas. El pH es una medida del grado de acidez, en una escala que va del 0 al 14. Los valores por debajo del 7 indican acidez y los que van por encima del 8 alcalinidad. Para que la piscina tenga el PH correcto se debe mantener entre 7 y 7,8. Para evaluar el índice de pH utilizamos un equipo de análisis de agua.

-Antialgas: para evitar que  nuestra piscina se convierta en un estanque verde y poco atractivo (e insalubre), hay que mantener un control de la aparición de microalgas  con una buena limpieza física que elimine las algas de las superficies de fondo y paredes, además de un tratamiento de choque con un producto antialgas y un lavado del filtro.

Floculantes: producto que sirve para evitar que el agua se vuelva turbia y blanquecina. Es un espesador de materia en suspensión, provocando su hundimiento para que sea absorbido por la boquilla de fondo o cuando se haga limpieza de paredes y fondos.

Antical: también relacionado con las partículas en suspensión que vuelven la piscina lo que se conoce como ‘aguas duras’. Las aguas duras dificultan los procesos de desinfección y regulación del PH y afectan al buen funcionamiento de los equipos de depuración. Para combatirlas utilizamos productos antical.

-Fungicidas: la humedad y el calor hacen que proliferen los hongos, es indispensable utilizar productos que eviten su aparición.

Es importante tener en cuenta una limpieza en profundidad durante el invierno y mantener el control del agua también en épocas de poco uso para evitar sorpresas desagradables con la llegada del calor. Existen productos de piscina para el invierno que ayudan a mantener la calidad óptima del agua durante este periodo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *